Sor Juana Inés de la Cruz habló de los líquidos humores como metáforas de lágrimas, y a ellas está dedicado este espacio, a las lágrimas provocadas por una novela... o por un cuento; por un poema... o por una canción; por una escultura... o por una construcción; por una ópera... o por un drama; por una fotografía... o por un dibujo; por un cómic... o por una pintura; por una película... o por un documental; por un... o por un...

martes, 11 de marzo de 2008

EL ARTE DE... ¿MATAR? (lágrimas, sin más)

Aunque este blog es un espacio dedicado al buen arte, al que nos hace llorar, pero de puro gusto, hoy me permito abrir una nueva etiqueta que llevará el nombre de "¿Esto es arte?" porque me ha llegado una noticia escalofriante sobre el concepto de arte que algunos tienen. Esta vez las lágrimas tienen muy poco de dulce.

¿Es arte matar a un perro? ¿Dejarle morir de hambre mientras la gente, impasible, ve cómo se va consumiendo?

Pues esto es lo que hace un "artista" llamado Guillermo Vargas Habacuc. Ha tenido la feliz idea (no sé de dónde le vinieron las musas -si es que las tiene-) de coger a un perro abandonado de la calle, atarlo a una cuerda de una galería de arte, y dejarlo durante varios días para que muriera de hambre y de sed. Si una mente como la de este tipo llega a hacer tal cosa, ¿qué será lo siguiente?

No puedo quedarme impasible ante la barbarie de un hijo de puta que no tiene escrúpulos ante el sufrimiento, aunque la gente que mira sin inmutarse también tiene narices, pero lo más fuerte es que el propio Habacuc se lamenta de que nadie hizo nada. Ver para creer.

Podemos firmar contra esta barbarie en el siguiente enlace http://www.petitiononline.com/13031953/ (ya lo he hecho) y no permitir que vuelva a repetir la salvajada en la Bienal Centroamericana de Arte a la que ha sido, incomprensiblemente, invitado.

Dejo también un enlace al blog del susodicho capullo, en el que me imagino que también se le puede dejar un mensaje (ya lo he hecho, también). Ahí se pueden ver fotos de su gran triunfo "artístico" por el que pasará a la historia y que yo paso de poner aquí. Así cualquiera, machote. Lo difícil es llegar a la altura de, sin ir más lejos, cualquiera de los incluidos en este blog, ¿verdad? Anda y que te den a ti de lo mismo.

6 comentarios:

Angelus dijo...

La fabricada indignación en masa o como culpar al que tenemos en frente: dos palabras sobre el caso Habacuc y su perro “Natividad”


Vamos a hablar clarito: Guillermo “Habacuc” Vargas recogió a ese perro de la calle, es decir, de tu sociedad. Vas todos los días caminando y ves millones de perros en iguales o peores condiciones y no se nos mueve un pelo.
Solo cuando un caso toma “notoriedad”, cuando se hace real mediante los medios o Internet (seguro que todos saben que el perro se llama Natividad y ya conocen su color de pelambre por las fotitos del blog) parece importarle a la gente.
En cambio cuando esta clase de escenas se nos presenta en un escenario más grande y que es propiedad de todos, que es el de la calle de todos los días, nos agarra una enorme tolerancia: el anonimato es una buena excusa para dejarnos vencer por la apatía o el cinismo. “Que le vamos a hacer ¿no?, así son las cosas”
Ahora bien, cuando sabemos que uno de esos perros se llama “Natividad”, cuando el que perpetró la supuesta tortura del animal tiene apellido, cuando cambiamos el escenario de la calle a uno privado como es una exposición artística donde no podés ocultar tu vista en ningún lado, nos alarmamos, nos indignamos, firmamos petitorios, condenamos al arte, etc etc.
¿No será que ahora se nos presenta la oportunidad perfecta para levantar el dedo y acusar y, de paso, lavarnos un poco la culpa firmando un petitorio por Internet que, dicho sea de paso, no tenemos la mínima certeza de que llegue a ningún lado?
Hoy me tomé 20 minutos para averiguar qué pasó con “Natividad”: hay varias campanas y no se sabe a ciencia cierta si lo alimentaban o no, si se escapó al tercer día de la exposición o si murió en el primero, no se sabe si lo tenían todo el día encadenado o solo las 3 horas que duraba su exposición”
Lo que sí se sabe con certeza implacable es que:
-Se movilizaron cientos de blogs y petitorios (711257 firmas, y sigue) para condenar a Habacuc.
-Se está haciendo hasta lo imposible para que no participe con otras de sus obras (no la del perro) en bienales internacionales.
-Se está gestionando todo lo posible para hacer una denuncia de peso.
No voy a entrar a juzgar si dicha obra es arte o no, es una cuestión compleja, lo que sí voy a señalar es cierta clase de hipocresía que existe en la sociedad.
Parece ser que hay un morbo “aceptado” y que está frente nuestras narices: al parecer no hacemos tanto quilombo por los miles de chicos menores de 10 años drogados y hechos una piltrafa que mendigan en las estaciones de tren, ¿no?
Al parecer hay un morbo “recreativo”: vemos con gusto películas del tipo “El juego del miedo 1, 2, 3, 4” y “Hostel” y hasta “La pasión de Cristo” y ni hablar de perdernos un capitulo de “Cuestión de peso” donde, gracias un régimen de expulsión semanal, vemos cómo los partipantes mediante presión psicológica y alimenticia, pierden cientos de quilos en una alocada carrera de apenas semanas.
Y hay un morbo “censurable” y careta, como el que le tocó en suerte a Habacuc. “¡Vamos, súbanse al tren de la acusación rápida y facilista, total ganamos seguro, si somos una bocha!”

Hoy mientras caminaba por la calle, miré a uno de esos perritos y venciendo un poco la repulsión que me provocan estos animales (soy un fóbico de posibles microbios) le ofrecí un alfajor, le di una palmadita en la cabeza.
Quizá no sea mucho, pero al menos si una obra artística me generó 60 minutos de reflexión y una acción concreta (nada de mails casi impersonales), tal vez valga la pena no apurar juicios tan a la ligera.

Angel Donaire

CriX dijo...

Hay varias cuestiones que merecen una contrarréplica en tu comentario (que agradezco):
- ver a un perro callejero (lo mismo que a una persona, sea niño o anciano) y no hacer nada por él no es lo mismo que mostrarlo como "obra de arte" recreándonos en su sufrimiento. De todas formas, conste que me parece también increíble que la gente mire al perro sin mover la pestaña;
- ¿por qué siempre entramos en las polémicas sobre que hay cosas peores? Por supuesto que las hay (la lista sería interminable) pero, ¿porque haya situaciones peores no podemos cabrearnos por hechos como este?;
- si te fijas en la definición de "arte" del diccionario de la RAE, la única vez que se utilizan términos negativos es en la definición de "malas artes" (medios o procedimientos reprobables de los que se vale alguien para conseguir algún fin); para muchos, basta la colocación del adjetivo "contemporáneo" al lado de "arte" para justificar que todo vale y a todo se le puede considerar una obra artística.
- Comparar el morbo de ver morir a alguien en "directo" con el que nos produce ver un reality de televisión (en el que unos concursantes, adultos, participan porque les da la gana y para llenarse los bolsillos) o una película de "ficción" (con actores, un guión y efectos especiales), no tiene ninguna justificación si partimos del hecho mismo de que ni la tv ni el cine son la vida real.
Yo,personalmente, no he visto la "obra" porque a Madrid no ha venido. Pero no creo que mi opinión sea gratuita: he visto las fotos, he leido lo que Habacuc escribe en su blog y lo que dice la Galería (que me parece una justificación muy pobre ante un mal ya hecho) y solo puedo llegar a la conclusión de alegrarme de que la gente se movilice contra malas artes como la de Habacuc, porque muchas veces el fin no justifica los medios, y ya está bien de llamar "arte" a cualquier cosa que nos parezca fuera de lugar o en la que intentemos interpretar un mensaje oculto que ni siquiera existe. Hay aspectos de la vida (como la miseria) que debemos aprender a descubrir por nosotros mismos. Es la única forma de no quedarnos satisfechos ofreciendo un simple alfajor y unas pocas palmaditas, solo por intentar limpiar nuestra conciencia.
Lo peor es la fama que todo esto le está dando a Habacuc.

doble dani dijo...

arte es lo que te dice un diccionario? Sabias que fue todo mentira, una ficción? porque no investigas bien?
La gente pide pena de muerte, que lo maten, que no es artista, que es un hijo de puta...etc etc etc
Que hacen? que proponen? que lo maten? no es lo mismo que maten al artisat?
La ironia, la mentira, el binomio realidad-ficcion, ...solo conto su idea, no lo mato..ahi est, ahi esta su obra.. Yo nunca hablaria con vos si no fuese por este caso, pensa eso tb. La gente va a mirarlos, va a tocar a los perros ahora? las perreras municipales(gobiernos, etc) que hacen con los perros de la calle? sabes? vos que haces?
Esta obra pasa por otro lado. No hay que ser literal ni facilista. Hay que tomarce un tiempo y saber bien (y mas si no viste la obra) para dar una mirada. El arte contemporaneo es el arte que esta pasando ahora, ahora que estoy y estas vivo y ahi esta lo que pasa, porque desmerecerlo y matarlo, porque hablar mal del arte, que pasa?
Vos caiste en que murio y todo eso, no es eso hermoso tb...que te haya despertado esto, que hayas escrito, que te hayan enojado, que hayas prestado atencion a los perros de la calle al menos un minuto, que te hayas comunicado con alguien de argentina?

CriX dijo...

¿Todo una mentira? No me lo parece (o al menos no es lo que parece), por lo que pone en el blog de Habacuc...
¿Es de verdad un artista? Vuelvo a remitirme al diccionario (mal que te pese, pero es la referencia al significado de las palabras): "artista" persona dotada de alguna virtud y disposición para alguna de las bellas artes.
¿Dónde está el límite entre lo ético y lo que no lo es?
Una vez, hace ya tiempo, salió en los telediarios de toda España un tipo apaleando a un perro, que estaba atado, hasta que este murió. También fue asunto de debates, comentarios, polémicas... Tal vez si en lugar de esta persona anónima lo hubiese hecho alguno de estos supuestos "artistas" habría gente que diría que era "arte" y que buscaban la reacción de las masas.
No me entiendas mal si digo que hay mucho arte contemporáneo que es una tomadura de pelo, aunque mira, si hay gente que es capaz de pagar 3.000 euros por un cubo de basura lleno de tetrabricks, haya ellos. Por suerte, hay más artistas buenos que malos y mediocres, pero creo que estamos llegando a un punto de permisibidad bastante peligroso.
¿Y la muerte es hermosa? Tal vez la de Romeo y Julieta, o la de un animal salvaje luchando en igualdad de condiciones contra otro, pero hacer de la muerte un espectáculo...
Y en lo de que gracias a esto esté comunicándome con alguien allende los mares... bueno, preferiría haberme comunicado por otras razones más poéticas y menos truculentas.
De todas formas, saludos para Argentina.

Angelus dijo...

Estoy de acuerdo en que no hay que torturar a ninguna forma de vida en nombre del arte. Pero tambien es cierto que todo este revuelo no es mas que una estafa mediatica. Hay RAZONES DE PESO para afirmar que el perrito ni murio ni se lo mato de hambre. He publicado una reciente nota en mi blog tratando de aclarar todo este asunto. Por favor, si les interesa descubrir la verdad, dense una vuelta.

www.existeunangel.blogspot.com

Ocaña dijo...

Yo también estoy de acuerdo con que es una pésima extrategia pensar que porque hay cosas peores no debemos quejarnos de otras.

Y también pienso que lo del perro es una bestialidad.

Pero más que nada pienso que una cosa es una discusión moral, o ética, y otra muy distinta la discusión sobre qué es arte.