Sor Juana Inés de la Cruz habló de los líquidos humores como metáforas de lágrimas, y a ellas está dedicado este espacio, a las lágrimas provocadas por una novela... o por un cuento; por un poema... o por una canción; por una escultura... o por una construcción; por una ópera... o por un drama; por una fotografía... o por un dibujo; por un cómic... o por una pintura; por una película... o por un documental; por un... o por un...

miércoles, 12 de marzo de 2008

JAN POTOCKI (lágrimas fantásticas)

Mi querido hijo, no te asustes de lo que voy a decirte. Vamos a hacerte un poco de daño. ¿Ves esas dos tablas? Pondremos tus piernas entre ellas y las ataremos con una cuerda. Después pondremos entre tus piernas las cuñas que aquí ves, y haremos que penetren en ellas a golpes de martillo. Primeramente tus pies se hincharán, saldrá sangre del dedo gordo, y las uñas de los otros dedos caerán todas. Después, la planta de los pies se abrirá, y se verá salir de ellos una grasa mezclada con carne aplastada. Lo cual te hará mucho daño. ¿Sigues callado? Bien, lo que te he dicho hasta ahora no es más que el principio, aunque bastará para que te desvanezcas. Con estos frascos, llenos de diversas sustancias, te haremos volver en sí. Cuando te hayas recuperado, quitaremos estas cuñas, y pondremos estas otras, que son mucho más gruesas. Al primer golpe de martillo, tus rodillas y tus tobillos estallarán. Al segundo, tus piernas se partirán en dos. Saldrá de ellas el tuétano de los huesos y resbalará hasta ese montón de paja, mezclado con tu sangre. ¿No quieres hablar? ... Bien, apretad las clavijas.





Jan Potocki, conde polaco, científico, historiador, viajero, político y escritor, se convirtió en maestro del género fantástico con la novela El manuscrito encontrado en Zaragoza (a la que pertenece el fragmento transcrito) publicada en dos partes a principios del siglo XIX en San Petersburgo.

Dividida en jornadas, relata las aventuras de un oficial español, Alfonso van Worden, que, en su viaje de Sierra Morena a Madrid, se topará con diversos personajes de la España inquisidora de Felipe V que le cuentan historias sobre lugares míticos como la Venta Quemada, la posada de los Alcornoques, las orillas del Guadalquivir o el árbol de los bandidos ahorcados. Con esta estructura, Potocki construye un libro laberíntico (que poco a poco se hirá hilando) en el que puede llegar a entremezclar varias historias al estilo de lo que se considera sus antecedentes: El Decamerón, de Giovanni Boccaccio; los Cuentos de Canterbury, de Geoffrey Chaucer o Las mil y una noches.

Como la novela cayó en el olvido durante el siglo XIX hubo quienes (Gérard de Nerval; Washinton Irving o Charles Nodier) no pudieron ceder a la tentación de plagiar algunos de los relatos presentándolos como propios.

La primera parte del Manuscrito... fue llevada al cine, en 1965, por el director polaco Wojciech J. Has, película convertida en film de culto. En 2001 Coppola y Scorsese la editaron en DVD.

Jan Potocki se suicidó (el 2 de diciembre de 1815, con 54 años) deprimido por la derrota de Napoleón en Waterloo en su biblioteca disparándose una bala de plata que él mismo había pulido pacientemente.

En el siguiente enlace se puede leer la "Historia del endemoniado Pacheco", uno de los muchos personajes que habitan en el libro.

El libro está editado en Valdemar y en Pre-Textos.

Más detalles sobre el argumento y reseñas críticas en Hislibris, El País y Wikipedia.

2 comentarios:

Albert Emmanuel Vogler dijo...

Estimada Crix:

Enhorabuena por tu estupendo blog. Me he dado un garbeo por él y no dudes que te volveré a visitar mas veces. En el superficial océano en el que hoy vivimos es un soplo de aire fresco encontrarse con lugares como el tuyo, donde uno puede aprender muchas cosas.

Saludos A. E. V.

CriX dijo...

Hola AEV:
Muchas gracias por tu comentario. Me alegro de que te guste el blog y de que aprendas nuevas cosas al leerlo, igual que yo al hacerlo.
Un saludo, CriX